REDUCCIÓN DE PLAZOS

La fabricación permite una planificación y organización del trabajo más estricta que en la construcción tradicional, lo que permite la reducción del plazo de ejecución hasta en un 50%.

MAYOR CALIDAD

El trabajo en fábrica, mejora las condiciones de trabajo y seguridad del personal de construcción, mejora el rendimiento; un trabajo ordenado y organizado, permite realizar un riguroso y continuo control de calidad, como corresponde a todo proceso industrial, lo que se traduce en una calidad constructiva muy superior a una construcción tradicional.

EDIFICIOS SOSTENIBLES Y ECOLÓGICOS

La construcción en fábrica reduce hasta un 95% los residuos sobre los terrenos a edificar y un mayor aprovechamiento de recursos y materiales en fábrica. La mayor parte de los materiales con los que construimos son reciclables y reutilizables.

Los nuevos materiales, los sistemas constructivos, mejoran los aislamientos térmicos y acústicos permitiendo un ahorro energético de casi un 30%; si a esto unimos la utilización de sistemas de energías renovables (aerotermia, solar, etc.) dotan a los edificios de una alta eficiencia energétiva.

FLEXIBILIDAD, MOVILIDAD Y SEGURIDAD

Los edificios fabricados se pueden ampliar, reubicar (se pueden deconstruir y ensamblar en otro lugar) y todo desde la seguridad que da el contar con un precio fijo desde el principio; el precio se determina al principio y no cambia.